¿Cruzar los votos?

Zapata 21

 

                               I

Las declaraciones y la renuncia de Héctor Popoca a la campaña de Jorge Salgado Parra es algo sobre lo que deberíamos reflexionar. Esa ave de las tempestades en que a veces se convierte Popoca Boone, afirma que la clase política de Chilpancingo prepara un cruzamiento de votos; es decir, algunos ciudadanos de izquierda votarán por Peña Nieto, mientras otros ciudadanos del PRI votarán por el candidato a diputado federal de la izquierda en el distrito 07.

Los dichos de Popoca se fortalecen con dos datos adicionales: la afirmación de René Juárez de que el gobernador Aguirre es un militante “prestado” al PRD y con informes de varias partes del país, de fuentes confiables que me dicen que el PRI está abandonando a su suerte a los candidatos a todos los puestos de representación en disputa para lograr votos adicionales a favor de Peña Nieto. Tenía datos del estado de Guerrero, donde la maniobra se entiende porque hay elecciones locales de diputados y presidentes municipales, concurrentes con la elección federal; nunca me imaginé que pudieran echar mano de ese recurso aun en aquellos lugares donde sólo hay competencia a nivel federal.

                                                   II

El cruce de votos es una sofisticada maniobra que hace ganar a algunos y perder a otros. Implica en todos los casos una traición; en la situación que nos ocupa, a López Obrador, pero también al candidato a diputado del PRI por el distrito 07José Luis Peralta Lobato. El cruce de votos es el más ruin de los recursos y es un antivalor de la democracia. En el cruce no sólo se corrompen los partidos y sus dirigentes, sino también la base militante, que es inducida a votar por alguien que no quiere. Es una maniobra que tiene que hacerse en secreto porque implica vergüenza ajena y propia. Se trata, en suma, de una bajeza; de un acto tan deleznable que obliga al secreto a quien lo promueve y a quien lo realiza.

Aunque inmediatamente es difícil documentar el cruce de votos, una vez realizada la votación sí se pueden deducir fácilmente las casillas donde hubo cruzamiento y los grupos políticos involucrados. El cruce de votos es propio de las etapas terminales de los partidos. Por ejemplo, es bastante lógico que ciertos grupos perredistas de Guerrero se presten a esta práctica porque saben que ellos ya no tienen futuro en la izquierda. ¿Con qué cara el dirigente que hoy llama a traicionar pedirá mañana el voto para sí mismo o para otro compañero de su partido?

                                                 III

En el caso que nos ocupa, el objetivo sería restarle votos a López Obrador. Quien, desde la izquierda, en esos afanes haya hecho un acuerdo para cruzar el voto es un imbécil, porque cambia algo muy grande y valioso por baratijas. La posibilidad de que López Obrador se convierta en presidente de la república no puede compararse con la intención de un jovencito de convertirse en diputado federal. Hay entre ambas posibilidades la mar de distancia.

Hay que observar cómo están las cosas en el país para captar las terribles implicaciones de un cruce de votos. La gente que tiene más preparación está a un paso del desborde. No tiene un programa propio, pero la insurrección civil y estudiantil que estamos viendo sí sabe perfectamente lo que ya no puede permitir: la manipulación y la torcedura de la voluntad popular por parte del PRI y Televisa. López Obrador es el principal factor de estabilidad en el país; traicionarlo a él y a la izquierda en estas circunstancias equivale, sin exageración, a traicionar a la patria; a la posibilidad de reorientar el futuro de una manera progresista.

En la base priísta va a ser muy difícil que se consolide la intención de jugar a perderlo todo, menos la presidencia. Lo más seguro es que ocurra lo mismo que con la manipulación informativa, que fue hecha trizas por la movilización estudiantil. Es probable que en las últimas semanas del proceso tengamos una verdadera insurrección de candidatos priístas que se sientan traicionados por sus dirigentes. Aquí también hay que esperar un efecto bumerang.

                                                IV

El cruce de votos es un acto esencialmente corporativo; es igual que el crimen organizado: tiene que involucrar en cierto grado a las instituciones, porque sólo con un control corporativo muy firme puede pedirse al ciudadano que en una o dos boletas vote al revés de cómo pensaba hacerlo. En Guerrero puede haber tentaciones corporativas para cruzar el voto; hay que inhibirlas desde ahora; decirle a la gente que todo se sabe.

El gobierno actual tiene ya dos manchas de sangre; la primera es la consanguinidad, el parentesco, vamos, el nepotismo. La segunda mancha es la sangre ajena de los estudiantes de Ayotzinapa abatidos el 12 de diciembre. El primer error se está diluyendo poco a poco con la corrección de algunos nombramientos; del segundo, más persistente, se ha salido con buen paso y a un costo que resultó barato. Que a esas dos manchas no se agregue ahora la del espeso lodo de la traición. Ángel Aguirre está obligado a exhibir su boleta tachada el día de la elección. Primero está el honor, y la historia que se escribe.

CORREO CHUAN

El nombramiento de Nezahualcóyotl Bustamante como secretario del Migrante es una buena noticia para Guerrero. El nuevo secretario es un hombre comprometido desde hace tiempo con el tema; discípulo de Cuauhtémoc Sandoval, su nombramiento reafirma una visión muy amplia sobre la nueva secretaría, que no deberá atender solamente el asunto de nuestros jornaleros temporales o a las vastas comunidades de guerrerenses en Chicago o Los Angeles, sino también deberá ser la encargada de la relación con los guerrerenses que andan por todo el mundo trabajando o estudiando; es decir, engrandeciendo la cultura del estado y trayendo después las aportaciones de la cultura universal. Bustamante es muy joven, preparado y culto; su designación es una concesión muy clara a la inteligencia guerrerense.

El correo chuan dice que el PRI se está desesperando, intenta abandonar a su suerte a sus candidatos en toda la nación para lograr un apoyo adicional a Peña Nieto que podría regresarlo a una pelea que en las calles, las plazas públicas y en todos los foros, está perdiendo. Dice también el chuan que en su nuevo encargo, Netza Bustamante Santín no defraudará la ilusión de los guerrerenses de tener funcionarios públicos que piensen por sí mismos y que brillen con luz propia en un escenario dominado por políticos palurdos que a veces dan pena. Zapata 21 será pronto un museo universitario; aquí sigue siendo una dirección de bellos recuerdos.

E-mail: correochuan@hotmail.com