Lo que más duele

popoca

Héctor Manuel Popoca Boone

 

Ya están en el arrancadero, los briosos caballos que correrán el hándicap presidencial. Ahora sí, la caballada está medio gorda. Tres de los presidenciables son los que están mejor posicionados, después de las pre campañas. Hay otros candidatos independientes que, dada las pocas preferencias reflejadas en las encuestas, solo tendrán la función de “resta votos”, en perjuicio de algunos de los tres punteros.

Ahora empezaremos a oír las propuestas más pulidas de cada uno de ellos. En medio de difamaciones, injurias y de lodo, lodo y más lodo, por no decir ¡excrecencias!, que se aventarán con ventilador de doble aspa, los unos hacia los otros y viceversa. Ese es el nivel político al que nos tiene acostumbrados y sometidos nuestra ínclita clase política nopalera. (Lo digo por las espinas, no por las nobles plantas).

Los “fans” publicarán los calcetines sucios del candidato contrincante, sin el menor pudor o escrúpulo alguno. Reales o ficticias serán las infamias pregonadas. Sin más límite que el día de las elecciones. Si es que no hay conflicto postelectoral. Ya lo advirtió José Antonio Meade, quiere ganar convirtiendo al país en un enorme estercolero electoral, tal y como lo hizo el PRI en el Estado de México.

Esperemos que, en sus compromisos de campaña, los candidatos presidenciables recojan el verdadero sentir del pueblo. Sobre todo, que tengan consciencia sobre aquello que más le duele a la ciudadanía en estos tiempos aciagos. Hay gran hartazgo popular contra el PRI. Los del actual gobierno no resuelven los múltiples problemas que nos agobian. Por el contrario, se agravan más y más. Cada vez estamos peor.

A los electores les gustaría escuchar algunas propuestas como estas: “Me comprometo a no decir mentiras, a no robar y a no vender nuestra patria. A no permitir el saqueo por extranjeros de nuestros territorios y recursos naturales que son estratégicos para el progreso nacional soberano”

También les gustaría oír: “Me comprometo a eliminar de tajo la corrupción y la impunidad. Seremos rabiosamente honestos en la responsabilidad conferida (o que nos den cuello, como diría el chinito). A no tener ambición de poder por el solo hecho de gozarlo, sino para colocarlo al servicio del pueblo. No codicio riquezas materiales mal habidas, que hagan que me aleje y pierda contacto con el sentir popular. No voy a marearme en la silla presidencial. Permaneceré con los pies sobre la tierra. Quitaré todos los fueros y privilegios que gozan actualmente los políticos, funcionarios públicos y gobernantes. Quedaran eliminados los millonarios gastos publicitarios destinados al culto personal. No más lujos ni despilfarros exhibidos sin mayor pudor y sin recato alguno. Reduciré a la mitad los sueldos de los altos funcionarios y aumentaré el de los empleados de categorías inferiores. Que los de arriba ganen menos, para que los de abajo ganen más. No habrá más familiares en la nómina gubernamental, ni compadritos o comadritas, ni palanquitas o palanconas de ningún tipo. Ni secretarias o secretarios de doble propósito. La rendición de cuentas y resultados será hábito gubernamental que sustituirá la farsa institucional. Haré valer la ley y que la acaten todos; empezando por mi persona. Habrá respeto irrestricto a todos los derechos humanos. Voy a poner un hasta aquí a los fraudes electorales, a la compra de votos, a los financiamientos oscuros de campañas electorales. Extinguiremos a los mapaches profesionales y a los árbitros vendidos.

Si alguno de los tres aventajados candidatos presidenciales dijera y cumpliera la mitad de lo mencionado párrafos atrás, ¡ya estuvo que la hicimos! Pero, si son exclamadas de dientes para afuera o de pura lengua, ¡ya nos llevó la chin…!

PD1. Artículo inspirado en el discurso de toma de protesta de AMLO, como candidato presidencial del partido MORENA.

PD2. Insuperable es la fórmula de Félix Salgado Macedonio y Nestora Salgado García, postulados por MORENA -Guerrero para el Senado de la República. El triunfo de AMLO se consolida cada vez más en estas tierras sureñas.

PD3. Dicen que el “maestro incómodo” ya se va. Ojalá y sea pronto.