Acapulqueños

Zapata 21

Octavio Augusto Navarrete Gorjón

I
El futuro de Guerrero se decidirá en las principales ciudades. Estamos ante la primera elección de la modernidad, el voto urbano es ya el que define el resultado de una elección. La sociedad ha cambiado de paradigma, el viejo sistema político corporativo tenía el control casi absoluto del mundo rural; el voto verde del priísmo hizo fracasar varios intentos de democratización. Hoy el mundo ha cambiado y las elecciones guerrerenses se normarán por criterios de la democracia y la modernidad.
Acapulco representa el 25 por ciento del padrón electoral, el resultado allí marcará una tendencia temprana de la votación estatal. Si algún candidato gana por mucho margen la votación del puerto será difícil revertir la tendencia. Esta elección es la oportunidad de los acapulqueños y no deben dejarla ir.
II
Hay una serie de combinaciones de voto favorables a los acapulqueños. Un candidato a gobernador es originario del puerto y otro que fue gobernador y alcalde busca serlo otra vez. Luis Walton y Zeferino Torreblanca son la mejor combinación que pueden tener los porteños para lograr un entorno favorable hacia Acapulco. Walton es alcalde con licencia; entre sus méritos está haber rescatado a la policía, colocar al ayuntamiento en el tercer lugar de transparencia, recuperó el estatuto de sujeto de crédito para el ayuntamiento y no creó una sola plaza nueva.
Quien quiera que sea alcalde de Acapulco encontrará las finanzas saneadas, la institución recuperándose de la debacle en que se la dejaron a Walton y una nómina en camino de dejar de ser un lastre para los recursos. El próximo alcalde debe continuar la disciplina y abstenerse de autorizar nuevas plazas; con el tiempo, el personal que se jubila irá dejando poco a poco una nómina saneada.
El ciudadano acapulqueño debe votar para que continúe esta disciplina, si llega un político tradicional se volverán a crear plazas a lo loco para pagar favores de amigos y familiares. Eso sólo puede impedirse votando por alguien que no tenga tentaciones nepotistas ni que pagar favores a politiquillos de toda laya. Los ciudadanos acapulqueños saben que el único candidato que cumple los requisitos de austeridad, racionalidad y disciplina es Zeferino Torreblanca, que si es electo presidente encontrará condiciones óptimas para que brille su talento administrativo. Zeferino está obligado a hacer un mejor papel que el que hizo hace quince años porque en aquella ocasión no le dejaron ni los focos.
Si a esa buena vibra acapulqueña se le agrega que el alcalde que rescató al municipio de las fuerzas inconfesables que lo ahogaban es candidato a gobernador, podrían alinearse condiciones muy favorables para despegar un impresionante desarrollo y florecimiento del puerto. Un voto por Luis Walton a gobernador es un voto por Acapulco. Héctor Astudillo es de Chilpancingo, Beatriz Mojica de Pungarabato, hay que votar por el acapulqueño.
III
Los acapulqueños nunca se han rajado. Ellos abrieron las compuertas del cambio pacífico cuando en 1999 votaron por Zeferino Torreblanca; renovaron su vocación progresista cuando en 2005 lo hicieron gobernador e impusieron su ley cuando hicieron perder abrumadoramente en el puerto al alcalde que lo gobernaba; el triunfo de Ángel Aguirre en 2011 fue un triunfo de los acapulqueños.
Este 7 de junio los acapulqueños tendrán otra cita con la historia. Ellos saben que existen condiciones inmejorables para votar en las dos opciones por Acapulco; por el águila naranja para hacer gobernador a Luis Walton y por el PAN para que Zeferino Torreblanca sea otra vez alcalde y haga brillar sus luces como administrador.
Cada vez que los acapulqueños son convocados por el destino, escriben con su conducta páginas memorables. En la elección del 7 de junio no será diferente. Con la fuerza de sus votos, los ciudadanos de Acapulco abrirán otra vez las puertas de la historia.

CORREO CHUAN

Hay mucho nerviosismo en el PRI y el PRD: se acusan mutuamente de manipulación electoral, de intento de elecciones de Estado y de guerra sucia. El hecho de que ambos hayan manipulado encuestas para llamarse triunfadores desde el inicio de las campañas hace que hoy tengan mucha incertidumbre sobre los resultados. Si a ello agregamos los impresionantes cierres de Luis Walton tenemos un escenario del tercio mayor para quien gane la elección. Cualquiera sea el resultado deben contarse bien los votos y reconocer a cualquiera que sea ganador.
Los candidatos a veces se atacan y se faltan al respeto en la contienda; es normal, lo importante es que mantengan la ecuanimidad. También pierden piso y dicen frases inconvenientes; Beatriz Mojica pidió ayer a todos los candidatos que declinen por ella, algo que sólo ocasiona risa. Por su parte Florencio Salazar se voló la barda en un acto de Astudillo; dijo que los perredistas deben irse de Guerrero. Si eso opina uno de los más avanzados priístas de Guerrero ¿Cómo estarán los otros?.
El correo chuan dice que el pleito es de tres y que en los últimos días se decidirá esta elección. También llama a votar, a mantener la calma y a no hacer caso a la guerra sucia. Zapata 21 es una dirección de bellos recuerdos.

E-mail: correochuan@hotmail.com