Superan Ramiro Ávila y Julio César historia de traiciones en el PRI

Spread the love

PAG. 3

• El ex alcalde priísta saldrá postulado por el PVEM a alcaldía de Coyuca

 

 Asgard Tinajero

La historia de traiciones y confrontaciones entre los grupos políticos priístas de Ramiro Ávila Morales y Julio César Diego Galeana, antes antagónicos, llegó a su fin.

Antes, acérrimos adversarios políticos, hoy signaron una alianza política con miras a luchar por la alcaldía el 1 de julio de 2018, misma que hace tres años era inimaginable un escenario de tal naturaleza en Coyuca de Benítez.

No obstante, el juego de intereses económicos que estará en disputa alineó a Diego Galeana, y a su eterno delfín, Miguel Ángel Guzmán Contreras, coordinador del PVEM en el distrito 8, a alzarle la mano en señal de triunfo al priísta.

Así sellaron los acuerdos alcanzados para postular por el Verde al ex delegado de Gobernación en Guerrero, quien llevará –según trascendió- en la sindicatura a Daniela Diego Pano, hija del ex alcalde Diego Galeana, otrora poderoso empresario constructor al amparo de los negocios que se realizan con la obra pública, venido a menos tras concluir la hegemonía priísta en Guerrero.

Ahora, Ávila Morales busca consolidar su hegemonía política en los próximos comicios, luego de lograr imponerse en la internas del PRI en 2015 cuando colocó al actual alcalde, Javier Escobar Parra, primero en la candidatura tricolor, y luego en la alcaldía, donde siguió este periodo imponiendo sus decisiones, y mantuvo privilegios, como el pago de sus escoltas con cargo al erario municipal.

No obstante, el panorama para el PRI coyuquense no es del todo alentador para las elecciones del 1 de julio. Naufraga cuesta abajo, por el desprestigio que arrastra el presidente Enrique Peña Nieto, cuya gestión es reprobada por el 85 por ciento de los mexicanos, pero además por los desatinos del gobierno de Escobar Parra.

El primer edil no logró cumplir los compromisos que enarboló en su campaña pasada, pero además falló en su plan de reordenamiento del Centro al tirar el antiguo mercado Morelos y dejar el cascajo por más de un año en el predio.

A punto de iniciar la campaña electoral, Escobar no ha presentado el proyecto de la alameda, que ofreció construir a los coyuquenses hace más de un año en ese predio que está en litigio con los comerciantes del demolido mercado Morelos que tienen ocupadas las calles aledañas. El desalojo y demolición del mercado Morelos, provocó el malestar de la mayor parte de la sociedad coyuquense que todavía se siente agraviada por la medida.

Ávila con sus aliados del verde enfrentarán a la coalición Juntos haremos historia, de la que forma parte Morena, que se perfila para ganar la elección ante las pretensiones dinásticas del ex alcalde, en cuyo periodo edilicio, y en el actual de su compadre, Escobar Parra, Coyuca de Benítez se convirtió en uno de los cinco municipios más inseguros, y con mayor número de homicidios dolosos del estado.

Así, Diego Galeana y Guzmán Contreras sellaron la alianza con Ávila Morales, teniendo como testigo al alcalde Escobar Parra en un acto de destape que se realizó en la casa del ex delegado de Gobernación virtual abanderado del PRI-PVEM a la alcaldía de Coyuca de Benítez que se realizó el pasado sábado 17 de febrero, a donde asistieron además, el presidente del comité directivo municipal del tricolor, Salvador Guinto, y el regidor verde, José Luis Benítez Carbajal, y empresarios de este municipio.

 

Del odio…

Dentro del PRI, Ramiro Ávila y Diego Galeana comenzaron a enfrentarse desde 1999 en la víspera del destape del candidato priísta a la alcaldía; siendo el primero presidente del comité directivo municipal tricolor se perfilaba sin contratiempo para ser postulado, pero al final la candidatura recayó en el entonces director de Obras Públicas del alcalde José Luis de la Cruz Reséndiz, quien descarriló a Ávila, pero como premio de consolación fue colocado como candidato a diputado local por el entonces distrito 16.

Para la sucesión de 2002, los desencuentros fueron más grandes. Diego Galeana maniobró para imponer como sucesor, a su secretario general del ayuntamiento, Guzmán Contreras, quien a pesar de llevar cinco años en el cargo no logró afianzar el respaldo del equipo de gobierno y perdió la candidatura frente a Ávila Morales, quien fue “impuesto” por el entonces gobernador René Juárez Cisneros.

La decisión del mandatario provocó que el grupo de Diego Galeana y Guzmán resentidos no respaldaran a Ávila sino al entonces candidato del PRD a la alcaldía, Rafael Ariza Bibiano, quien terminó instalado en el palacio municipal, una vez consumada la traición de sus ahora nuevos aliados. La posición irreductible de este grupo de no dejar llegar a Ramiro Ávila a la alcaldía, transitó en los periodos subsecuentes hasta el 2012 cuando logró su propósito.

El último episodio de esta historia de desencuentros la protagonizaron en 2015, cuando Diego Galeana y Guzmán Contreras cobijaron al ex alcalde Alberto de los Santos Díaz, a quien tras romper con el PRI por la postulación de Escobar Parra lo impulsaron por la franquicia del verde a la alcaldía obteniendo un segundo sitio en los resultados electorales.

Para este  2018, el priísta buscó arroparse por el PVEM, que en los acuerdos cupulares fue beneficiado con la candidatura a la alcaldía de Coyuca de Benítez, y al tiempo saldrán los acuerdos alcanzados para convertir esta historia de odio en negocios al amparo del poder. Ahora, Ávila saldrá por el verde, dejando atrás nuevamente a los aspirantes priístas Alfredo Hernández Bravo, Aníbal Zúñiga Cortés, Luis Reséndiz y Natividad Salas Estrada.