Pelea de tigres en Zitlala, ancestral ritual para pedir lluvia y buena cosecha

PAG. 12-Zitlala-2

Fotos: Bernandino Hernández / Asgard Tinajero.

Zitlala, Guerrero a 5 de Mayo del 2017. A partir de las cuatro de la tarde se llevó a cabo la ancestral “Pelea de Tigres” o ritual Atsatsilistli (petición de lluvias), donde se dieron cita los tres barrios tradicionales San Mateo, Cabecera y San Francisco en la explanada del Palacio Municipal de Zitlala.

En este ritual, las personas preparan su reata curada con alcohol y mezcal, para que los golpes sean duros para sus contrincantes, algunos de los peleadores en esta ocasión acudieron sin camisa otros cubiertos con el traje típico que se utiliza, otros llevan varias camisas para amortiguar el golpe.

La banda de chile frito los acompaña `para ir por sus demás compañeros que van a participar, los tigres una vez reunidos antes de llegar al lugar donde será la pelea acuden a la Iglesia a pedir bendición a San Nicolás Tolentino. PAG. 12-Zitlala

Cuenta la leyenda que este ritual sirve para pedir por las lluvias y la buena cosecha para su pueblo, los peleadores en esta ocasión entraron al rodeo de cuatro en cuatro y los réferis son quienes median la pelea para evitar algún suceso, en esta ocasión llevaron moños negros en señal de respeto.

Este ritual poco a poco va perdiendo su tradición prehispánica, ya que en esta ocasión no se permitió que fueran las peleas a campo abierto, ni a la prensa se le permitió entrar a realizar su trabajo, cuando años antes era emoción pura buscar la mejor fotografía.

Los peleadores reciben del alcalde una garrafa de mezcal, este lo van tomando poco a poco los peleadores, su máscara es única y especial, pues está elaborada de piel, para que el golpe en la cabeza sea menos doloroso; en ocasiones, personas resultan con golpes fuertes y llegan a tener heridas graves.

A pesar de los fuertes rumores de que no habría peleas, estas se realizaron en un buen ambiente, quizás no todos los ciudadanos y visitantes se dieron cita como años atrás debido a la inseguridad que priva, pero este día se logró realizar el ancestral ritual ya que en todo el pueblo estaba rodeado de militares y policías municipales para el resguardo de los visitantes y del pueblo mismo. Texto: Bernandino Hernández.