Celebran día del comerciante en nuevo mercado en crisis y sin ventas

PAG. 9 (1)

•Ampliación del centro de abastos y créditos, ofrecidos por Astudillo y Escobar en el olvido

Ossiel Pacheco

En medio de la crisis que viven por la escasez en la venta de sus productos y la escasa afluencia de compradores al nuevo mercado, locatarios celebraron por tercera ocasión este martes 1 de agosto el Día del Comerciante; el desangelado festejo contó con la presencia del alcalde de Coyuca de Benítez, Javier Escobar Parra, quien llegó al convite ya después de la 1 de la tarde cuando arribó al centro de abastos.

El primer edil no ha podido concretar los compromisos que hizo con los comerciantes para lograr el traslado al nuevo centro de abastos. No obstante, Escobar Parra aprovechó la celebración para congraciarse con el sector, a los que agasajó con una banda traída de Chilapa, relleno de cuche, chelas y whisky.

Casi dos horas permaneció ahí el alcalde, quien comió y convivió con los comerciantes, a quienes saludó y felicitó en su día en un recorrido que realizó por los locales comerciales.

Antes, por la mañana de ese día llegó el regidor priísta, Jaime Vargas Hernández, quien trabajó en el traslado de los comerciantes del Morelos al nuevo mercado, y el director de Mercados, Candelario Ríos Salmerón, quienes acompañaron el festejo, que apenas se animó cuando comenzó a tocar la banda, y acalló la música de los tres sonidos colocados para la fiesta.

Por parte de la administración del mercado, se ofreció el tradicional relleno de cuche para los locatarios que trataron de animarse ante la adversidad que se vive; algunos colocaron adornos en sus locales para dar un ambiente festivo, otros más no perdieron el tiempo y bailaron al ritmo de la banda que amenizó la mañana de ese martes.

“Nos han tenido olvidados desde que pasó el siniestro no hemos recibido ni un apoyo ni nada, nomás nos dan largas y que esperemos todo este tiempo, pero no nos han dado ninguna solución, queremos trabajar, pero estamos en los pasillos tendidos, nos quieren reubicar de nuevo”, afirmó Alfredo Pablo Ramos, vendedor de frutas y verduras a un año de su llegada al nuevo mercado.

Insistió en marcar que no han recibido ningún apoyo del gobierno municipal y del estado y han estado en el olvido por parte de ambas instancias, pues ninguna vuelta se han dado al nuevo mercado. “Vienen al auditorio, de ahí se regresan para atrás, no quieren entrar al mercado para ver cómo está la situación, no hemos visto nada”, agregó.

Aseguró que han bajado recursos para ciertos comerciantes, pero no a todos solamente a los que tienen documentos de Hacienda, pero hay compañeros no tienen la posibilidad de acceder a esos recursos y al momento se desconoce si habrá ampliación de las instalaciones del nuevo mercado con el fin de albergar a los comerciantes que ocupan los pasillos del centro de abastos, como lo ofreció el gobernador Héctor Astudillo Flores hace un año después del incendio suscitado en el mercado Morelos.

“Ya no hay comunicación con los comerciantes, se desconoce si se va a ampliar el mercado o nos van a tener en los pasillos aquí tendidos; esperamos que no se olviden de nosotros aquí estamos, estamos trabajando, pero estamos olvidados por parte del gobierno del estado y del municipal”, finalizó.

En tanto, Pascualita Balanzar Mayo, quien también vende frutas y verduras, afirmó que no hay ventas en el nuevo mercado y están sufriendo por la pérdida de mercancías. “Aquí no hay ventas, y nos aprietan a cada rato, a los primeros que deberían alinear es a los que se quedaron donde era el mercado antes, está la calle invadida de vendedores, ahí está toda esa gente, aquí pensamos que la venta no es la misma porque sigue habiendo vendedores allá”, aseguró.

“No ha habido un apoyo, aquí sigue siendo lo mismo, si no vendemos nomás no comemos, no llevamos el sustento a la casa o vemos cómo lo podemos llevar”, agregó.

En relación a la ampliación del nuevo mercado, precisó que ya no se escucha nada al respecto y cuando mueven algo sobre el tema, la respuesta es la misma que esperen el momento para realizar esa obra porque no hay recurso económico para hacerla. “Aquí no ha llegado ningún recurso, a nosotros como vendedores nunca hemos recibido un recurso que hayan bajado para nosotros”, dijo.

Instó a la autoridad municipal a no ser tan estrictos con los vendedores establecidos, pues ahora se escucha que serán movidos al centro del pasillo cuando deberían ser así con los vendedores que han desobedecido las peticiones del alcalde Escobar Parra en el sentido de ser conscientes con la ocupación del nuevo mercado, pero hay quienes se van a vender al centro de la ciudad en el predio que ocupó el mercado Morelos.

“No hay esa mano fuerte para traer a todos los comerciantes, al contrario hace como 5 días quitaron a una persona por vender agua afuera del mercado en la calle principal, Bibi (de la Paz) se lo llevó con todas sus cosas al pobre chamaco, vino llorando porque ya no lo dejaron trabajar cuando se supone es necesario traerse a la gente para acá, siento que a nadie la afecta que estén afuera en la carretera nacional”, finalizó.

María Elena Bailón, quien vende jarcería, dijo que no ha habido mejorías en el mercado nuevo desde que llegaron hace un año a ocupar esas instalaciones porque siguen con la misma problemática y no tienen una venta como la tenían en el mercado Morelos; esta situación, detalló, se debe a que todavía hay vendedores en torno al predio que ocupó el inmueble demolido. “Eso nos está mermando mucho para que la sociedad venga a hacer sus compras al nuevo mercado”, agregó.

En ese sentido, llamó a los ciudadanos a visitar el nuevo mercado, pues hay unas instalaciones grandes y bonitas, pero de nada sirven sí los espacios no están ocupados. “Tengo un año en el mercado nuevo, el inconveniente, la inconformidad es que nos siguen molestando, pediría nos dejaran trabajar como estábamos, a cada rato nos quieren mover de los espacios”, denunció.

Dijo estar consciente que al ocupar el pasillo principal tapan los frentes de los locatarios establecidos y asumió que está a favor de acomodarse; deslindó que el municipio no ha dado respuesta sobre los espacios, “vamos a seguir teniendo el mismo problema, no es correcto que estemos tapando los locatarios, aquí nos pusieron, no nos instalamos a la mala desde el 9 de agosto, tenemos el año, la administración nos colocó en el pasillo principal, aquí nos cedieron”.

Consideró que mientras no exista una respuesta factible seguirá la misma problemática; instó a las autoridades a dar solución a la llegada del transporte público al nuevo mercado toda vez que los provenientes de la parte alta del municipio no hacen sitio en el nuevo centro de abastos y siguen llegando al Centro de la ciudad.

“Es necesario que el transporte llegue acá, los hemos platicado con el presidente Javier Escobar, nos dice que no depende de él, sino del gobierno del estado, es cierto, pero siento que debe pedir el apoyo al estado para que nos ayuden un poco más, van a pasar 5 o 6 años y vamos a estar en las mismas condiciones”, previó.

Recordó que solamente han recibido del gobierno del estado el recurso que entregó Astudillo Flores a los comerciantes tras el incendio, y del municipio solamente una despensa; mientras, señaló que el alcalde ofreció intervenir para gestionar la ampliación del nuevo mercado, pero a la fecha no hemos tenido respuesta favorable.

Por su parte, Justina Gervacio, quien expenden productos del campo, consideró que están pésimas condiciones en el nuevo mercado porque no hay ventas y todo se moja, “progreso no hemos tenido, a un año del siniestro, y de habernos cambiado no hemos logrado nada”; marcó que no han recibido apoyo alguno por parte del alcalde Escobar porque nunca hay dinero para apoyar a los vendedores.

“No se ha prestado ni a platicar, no hay diálogo, a la fecha no hemos recibido ningún apoyo de él, estamos en las mismas, sin apoyo y sin ventas. El gobernador nos dijo iba a dar un apoyo a fondo perdido, pero a la fecha ni él ni el presidente nos ha apoyado con nada; siempre que hablamos de la ampliación y de cuándo nos van a construir un espacio siempre nos dicen que nos esperemos y hasta la vez seguimos esperando”, manifestó.

Reiteró que están a la espera de la ampliación y de obtener los espacios dentro del nuevo mercado; a un año de haber llegado, “seguimos en los pasillos”, y pidió a Escobar dar la lucha por los locales, “para adelante nada, seguimos atascados”.

Asimismo, los comerciantes que se negaron a ocupar sus espacios en el nuevo mercado, celebraron en el Centro en torno a los escombros del mercado Morelos que yacen ahí tirados en el céntrico predio. Con barbacoa festejaron los semifijos que se resisten a dejar el Centro de la Cabecera municipal, donde se dejó sentir el ambiente de fiesta, algunos de sus clientes los acompañaron. (Con información de Josué Pastor)