Abren la barra otra vez a capricho de los lugareños

PAG. 20-4

•Femenicidio, puestas de sol y pescadores se dan cita en la laguna de Coyuca

•Critican en redes apertura prematura de la barra que provoca sequía y daño ecológico

 

Ossiel Pacheco

Apenas seis días después de la apertura prematura de la barra de la laguna de Coyuca por habitantes de esa localidad y de Playa Azul, apareció el cuerpo sin vida de una mujer asesinada que llegó al mar por la barra abierta de la laguna de Coyuca, a donde emergió para después ser nuevamente arrastrado al océano por el fuerte oleaje ese día sábado 12 de agosto pasado.

Finalmente, el cuerpo fue arrojado nuevamente por las olas en la zona del llano próximo a El Carrizal, a donde llegó personal forense de la Fiscalía General del Estado (FGE) a realizar el levantamiento cadavérico, y trasladar el cuerpo al Servicio Médico Forense (Semefo).

Tipificado el delito como femenicidio, el cuerpo desnudo de la mujer con visibles huellas de tortura tenía las muñecas de las manos amarradas, trascendió que fue arrojado a las turbulentas aguas del río Coyuca, mismas que lo arrastró hasta su desembocadura que encontró la barra abierta. La dantesca e inusual escena ensombreció el magnífico paisaje que la naturaleza ofrece a quienes acuden donde la laguna se une con el océano.

Antes, la publicación de una foto tomada la tarde del domingo 6 de agosto con un drone desde el aire a los lugareños abriendo la barra en el Facebook Anuncios publicitarios de Coyuca generó la molestia y críticas a las autoridades ambientales por permitir la apertura mecánica de la barra, cuando debe abrirse por sí sola de forma natural.

“Que lamentable para Coyuca de Benítez que esto esté sucediendo, son muchos los factores que surgen a causa de este daño ecológico en nuestras tierras del municipio, el tremendo ecocidio con las especies que habitan la laguna, la sequía para el río Coyuca. La barra se tiene que abrir sola. ¿Quién los manda a construir cerca de la laguna? Que mal luego se quejan de los cambios climáticos. Hay que hacer algo, ¿quién se apunta?”, emplaza la publicación.

Esto desató la furia de usuarios del Facebook, aunque también hubo quien defendió la apertura de la barra. Lo cierto, es que ni la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), ni soldados ni marinos hicieron presencia para detener a los infractores de delitos ambientales. Cada año se genera el mismo conflicto debido a que el agua de la laguna comienza a desbordarse en las poblaciones, construcciones, viveros, y potreros aledaños al vaso lagunar, donde han tratado de ganar terreno.