Simpatizantes de la UPOEG bloquean la Costera, los desalojan; hay tres detenidos

Civiles que apoyan a la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), se movilizaron este miércoles en Acapulco con dos intentos de bloqueos en el puerto, tanto a la atura de la monumental Asta Bandera como en Puerto Marqués, sin embargo, sus intenciones fueron evitadas por la Policía Estatal y Municipal sin que se evitara confrontaciones y con el arresto de al menos cuatro personas, y que más tarde se precisó que solo fueron tres.

Incluso con algunos medios de información que no tuvieron la precaución de acercarse a las zonas donde sucedieron los arrestos.

En este contexto, el vicefiscal General del Estado, Ramón Celaya Gamboa afirmó a medios de comunicación que esta no era “una protesta social, esto no es una protesta legítima, esto es un acto criminal de gente que utilizando intereses oscuros por la detención de comunitarios que cometieron delitos el día de ayer (martes) en contra del Ejército…pretenden una liberación que obviamente no se va a dar, no se puede violentar el estado de derecho; con presiones ni con chantaje no se va a dar”.

La Vocería de la Coordinación para la Construcción de Paz del Estado de Guerrero emitió un comunicado de prensa en la mañana, en el que señala que la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, informó que se implementó un despliegue en conjunto con autoridades de la Guardia Nacional, Secretaría de Seguridad Pública Estatal, Tránsito Estatal, Fiscalía General del Estado y Secretaría de Seguridad Pública del municipio de Acapulco para “disuadir a trabajadores del transporte público que realizaron bloqueos en avenidas principales de la ciudad”.

Atribuyó que esta movilización obedecía era una “medida de presión para exigir la liberación de ocho personas del grupo autodenominado Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) detenidos la tarde de ayer martes en el municipio de Marquelia en la región de la Costa Chica”

Abundó que, desde temprana hora, el trabajo de inteligencia y denuncias ciudadanas permitieron desarrollar la estrategia coordinada para liberar los puntos viales bloqueados por los trabajadores del volante ligados a dicha organización de civiles armados que también operan en las poblaciones circunvecinas de la zona de Barra Vieja, en Acapulco.

Observó que las acciones para liberar las áreas obstruidas se llevaron a cabo bajo protocolos de actuación y con estricto respeto a los derechos humanos de los manifestantes, quienes han afectado el libre tránsito de vehículos particulares y privados de los ciudadanos que circulaban cerca de los bloqueos afectando su actividad diaria.

“Las y los integrantes de la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz se mantienen en sesión permanente y seguirán actuando de manera estrecha para garantizar la estabilidad y paz social de los guerrerenses”, se afirmó en el comunicado.

Hasta esta tarde la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz no ha emitido un comunicado oficial sobre lo ocurrido al retirar los bloqueos, sin embargo, medios de comunicación dan cuenta de la detención de cuatro personas en la Costera, entre ellos a un individuo identificado como “El Conejo”, y a quien le señalan como quien organiza las movilizaciones en apoyo a la UPOEG, así como a otras tres mujeres que presuntamente se dedicaban al narcomenudeo en el Mercado Central del puerto.

Solo la declaración del vicefiscal Celaya Gamboa, quien explicó en Acapulco que los ocho detenidos no estaban a disposición de la Fiscalía General del Estado, sino de la Fiscalía General de la República, “y bueno ellos determinarán lo conducente, sin embargo, por parte de las autoridades del estado, en específico de la Fiscalía General no se van a permitir chantajes de ningún tipo y por supuesto que se va a aplicar la ley”, dijo en alusión a los bloqueos.

Precisó que los detenidos de este miércoles estaban por los delitos de ataques a las vías de comunicación, y que no contaba con el dato exacto del número de detenidos, sólo que los arrestos fueron hechos por policías municipal y estatales.

El funcionario subrayó que “no más bloqueos, los ciudadanos están cansados, ya no podemos permitirlo”.

Argumentó que la Mesa de Construcción de Paz sesionó este miércoles, donde tomaron acuerdos puntuales y entre ellos el no permitir los bloqueos, “y más de manera ilegal, con intereses de delincuentes, se trata de proteger a organizaciones criminales que operan en nuestro estado”, observó.

“Ayer fue un caos en Acapulco porque después de esta detención, obviamente estos criminales movieron a sus bases sociales y pretenden tomar el control; no lo van a lograr y no lo vamos a permitir, como podrán observar en ambos sentidos ya la policía liberó y esa va a ser la instrucción”, dijo al preguntársele sobre el tema en la avenida Costera, en el punto del Asta Bandera y el parque Papagayo.

La refriega fue en la Costera, en Asta Bandera, cuando los manifestantes se negaron a retirar el bloqueo, durante el choque se lanzaron piedras, mientras algunos participantes corrieron a la zona de playa para evitar detención, pues es zona federal.

En tanto en las redes navega un presunto comunicado atribuido a la UPOEG, pero no está firmado, ni se lo atribuye nadie.

Dirigido a la ciudadanía, se indica que la UPOEG demanda la intervención “inmediata de la Comisión Nacional de Derechos Humanos ante las agresiones constantes, amenazas, violaciones a nuestras garantías individuales y asesinatos por parte del Comandante del 48 Batallón de Infantería de Cruz Grande, el Coronel Marco Lucio González Rodríguez”.

Acusan que “en un acto más de provocación en contra de nuestra Policía Ciudadana, el Ejército Mexicano y la Guardia Nacional entraron al municipio de Marquelia y detuvieron a gente inocente. En el ataque de este martes las fuerzas del gobierno asesinaron a uno de nuestros elementos que sólo cumplía con su deber”.

Dicen que rechazan la versión oficial difundida por el Gobierno de Guerrero, en el caso de que se trató de un enfrentamiento, “puesto que el muerto y los heridos están del lado de la policía ciudadana de la UPOEG, que sólo se defendió de la agresión con palos y piedras”.

Demandan la intervención inmediata de la CNDH para que frene el problema personal que el Coronel Marco Lucio González Rodríguez tiene con la UPOEG, pues no se trata de la primera agresión, pero afirman que esta sobrepasó los límites porque hay un policía ciudadano muerto y varios heridos.

Llaman a los usuarios de redes sociales y medios de comunicación a que no cedan a las amenazas del Coronel, pues afirman que hay evidencias de que incita al odio y división en el pueblo para que ataquen a la UPOEG.

Se atribuyen que la incidencia de secuestros y robos en las comunidades donde operan los delitos han disminuido con su presencia.