El ocaso de un político en el PRI

Efraín Serrano Solís

Cuando tuvo la oportunidad de que su señor padre Alberto de los Santos Carmona, se retirará como Diputado Federal siendo priista de toda la vida, no lo hizo Betín de los Santos, pese a que le entregó todo su capital político. De los Santos Carmona, quien fuera Presidente del Comité Directivo Municipal del PRI en Coyuca de Benítez, jamás pasó por su mente dejar el partido de sus amores, hombre institucional por los cuatro costados.
Llega Alberto de los Santos Díaz, como secretario de Desarrollo Económico en el gobierno de Julio César Diego Galeana, recomendado seguramente por su amigo Héctor Apreza Patrón; hay que recordar que Betín, desde que se inició como profesionista sólo ha buscado ser un funcionario burócrata. Después de su salida del Ayuntamiento en donde estuvo unos cuantos meses en esa función, asumió como director de Administración del Congreso del Estado, a donde llegó nombrado por Apreza, que se desempeñó como Presidente de la Comisión de Gobierno.
De ahí se dice sacó parte del dinero que ocupó para hacer precampaña en 2002, año en que quedó como candidato del PRI, Ramiro Ávila Morales, quien perdió la elección, y en donde le puso como candidata a Síndico Procurador a su esposa María del Carmen Abarca Rodríguez; Betin siguió haciendo campaña permanente los tres años siguientes y en la interna logró ganar y se colocó como Presidente Municipal, en donde se observa que desde el primer día de gobierno quién llevaba la voz de mando o la mano que meció la cuna, es su esposa.
Ya que cuentan algunos Regidores del entonces cabildo que lo llevó de la mano María del Carmen, a la primera sesión, y le dijo –Aquí te siento para que gobiernes-, desde ahí se dio la primera muestra de quién iba a llevar la voz de mando en ese gobierno de 2005-2008, y así con los desvaríos de quién lleva y ejerce un matriarcado sobre Betín de los Santos; para esa campaña, Ramiro Ávila pacta ciertos lugares con el candidato priísta y logra colocar al síndico procurador, José Ángel Martínez Antonio, quien termina dándole la espalda, tan es así que actualmente es consuegro del virtual candidato del PVEM a la presidencia, y uno de los primeros operadores. Hay que recalcar que toda la familia de Alberto de los Santos anda en pos del poder.
Al término de su gobierno en 2008, Betin hace alianza y para participar en la interna en apoyo a Ramiro Ávila Morales, vuelve de nuevo a poner como candidata a Síndico Procurador a María del Carmen Abarca Rodríguez, quien acuñó la frase que la hizo famosa en la administración de Betín: “Quisiera saber que se siente ser pobre un minuto”, la cual se convirtió en la “Vox populi” de la ciudadanía de Coyuca, y se vuelve a perder la elección. Alberto de los Santos Díaz, vuelve a ser aspirante en 2012, y Ramiro Ávila Morales, sale arriba en las encuestas, aunque por salir en segundo lugar de la encuesta le tocaba la Sindicatura, pero prefirió poner en la primera Regiduría a Eduardo Castro Ojeda, incondicional de toda su vida, porque Betín apostó con todo a que se iba a perder la elección de Presidente municipal.
Su amigo el Delegado de Sedesol en Guerrero, lo pone como Coordinador de Programas Sociales, desde donde trata de fortalecer su Asociación Civil, y en alianza con un ferretero, dan supuestamente cosas a bajo precio para ganar adeptos a su aspiración de volver a ser candidato por el Partido Revolucionario Institucional; primeramente desdeñó la encuesta como medio para elegir candidatura, y le dejan la decisión al Comité Directivo Estatal para definir al candidato, pero cuando se da la decisión a favor de Javier Escobar Parra recula y ha insistencia de su padrino político Héctor Apreza Patrón, ahora si solicita la encuesta. Una encuesta bien hecha lo pone abajo en las preferencias, y queda en primer lugar el Lic. Javier Escobar Parra, para ser el abanderado priista a contender por la presidencia municipal. La encuesta no le convence porque a como dé lugar quiere ser el candidato por el PRI, y hace unos días dijo: “si no es por el PRI, voy aparecer en la boleta el 7 de junio”. Y con los desplantes mesiánicos que siempre lo han caracterizado e impulsado por su señora esposa María del Carmen Abarca Rodríguez, quién es la mano que mece la cuna y la cual ejerce un matriarcado sobre su persona, lo cual es público y notorio decide contender por el PVEM.
Esos desplantes mesiánicos de quién nunca se ha ostentado como priista, más que para buscar los intereses propios, de familia y de grupo, que son solo comparados con un Andrés Manuel López Obrador, sino que se va de la mano con otro grupo que siempre ha buscado la ruptura en el Partido Revolucionario Institucional. Y así ya su gente anda repartiendo cargos en la próxima administración estatal con el permiso de quién. Y Betín, ha propalado que el Lic. Ramiro Ávila Morales, compró la candidatura de Escobar Parra en nueve millones de pesos a Héctor Astudillo, acusaciones temerarias que son dignas de llevarse a los tribunales. Como la marcha anticipada que bien pudiera ser considerada un acto de campaña política anticipada, y que espera a Betín de los Santos, para que se cuelgue otra multa más el Verde Ecologista. La política no se puede hacerse a capricho de una persona.
efraínserrano_solis@hotmail.com