Zapata 21 * La inteligencia al poder

Spread the love

PAG. 2

Zapata 21

  • La inteligencia al poder

Octavio Augusto Navarrete Gorjón

                                                 I

  El proceso electoral que está en curso en Guerrero (y que corre parejo con la elección nacional) casi no tiene sorpresas.  La inmensa mayoría de políticos que disputan regidurías, diputaciones y presidencias municipales tienen historias muy parecidas; casi todos vienen de los núcleos duros de sus partidos y sus carreras políticas se significan por ser parte de la nomenclatura de sus respectivas formaciones partidarias.

    Entre las pocas excepciones a esta regla no escrita están dos candidaturas del Movimiento Regeneración Nacional en la costa grande.  Se trata de las candidaturas de Ossiel Pacheco Salas, candidato a diputado por el distrito 8, que incluye Coyuca de Benítez y una parte de Acapulco, y, por otro lado, la candidatura de Arturo Martínez Núñez, que disputa por las mismas siglas la diputación del distrito local que tiene su asiento en Atoyac, municipio que en 1996 gobernó su madre, María de la Luz Núñez Ramos. 

 

                                                                  II

   Estos candidatos tienen el común denominador de venir del mundo de la cultura más que del mundo de la política. Desde que era muy joven, Ossiel Pacheco se ha dedicado al periodismo, primero como reportero de El Sur, Milenio y La Jornada Guerrero, luego fundando su propia revista, Costa Brava, que continúa los esfuerzos que ha realizado desde que era adolescente en otros medios como la Hoja Parroquial y el Coyotl.

   Arturo Martínez Núñez por su parte es un ensayista notable y ha servido a diversos gobiernos locales y estatales en las áreas de comunicación.  Fue director de comunicación social del gobierno perredista de Morelos, asesor en comunicación del gobernador Zeferino Torreblanca y, por breves cuatro meses, jefe de la oficina de la presidencia de Evodio Velázquez en Acapulco.  A diferencia de Ossiel Pacheco, que es el primer profesionista de su familia, Arturo Martínez es hijo de profesora e ingeniero (María de la Luz Núñez y Arturo Martínez Nateras). Tiene pues una gran tradición familiar en las letras, el periodismo y la edición de libros y revistas.  Su fuerte son los artículos de fondo y los ensayos, impecables, con prosa elegante y precisión analítica.  Desde 1994 (casi nada, un cuarto de siglo) publica en las páginas del diario El Sur.

 

                                                           III

   La tradición priísta en el tema de los intelectuales y periodistas era darles a lo más una regiduría para que desde ese puesto atendieran las necesidades del sector y acompañaran a sus colegas con apoyos en caso de enfermedad o pérdidas materiales o humanas.  Eran tiempos en que los regidores no ganaban tanto dinero como ahora; en cuanto comenzaron a subir los sueldos de estos funcionarios los periodistas desaparecieron de esos cargos porque los mismos eran insuficientes para cubrir las cuotas de toda clase de tribus políticas. 

   La postulación de estos dos ciudadanos a cargos de elección popular es un síntoma de que algo está cambiando en la sociedad mexicana.  Ambos llevan una ventaja de años luz en cuanto a preparación profesional y entrenamiento en el debate.  Recordemos que los diputados van a legislar, no a tramitar láminas de cartón para sus amigos.  Un requisito mínimo de este tipo de cargos debía ser que los que se postulan cuando menos estén familiarizados con la lectura, el análisis y el debate de ideas; si además publican materiales es seguro que serán buenos legisladores.  Como ello no siempre ha sido así, el verdadero trabajo parlamentario recae en manos de los asesores legislativos que les tienen que enseñar a los diputados a pararse, a conducirse con decoro en la tribuna y a decir ‘es cuanto’ cada vez que terminan una intervención.  No es el caso que nos ocupa; Arturo Martínez Núñez es un hombre muy culto y está entrenado en el debate, Osiel Pacheco también está familiarizado con el debate y el trabajo parlamentario porque fue director de comunicación social del Congreso del Estado en la 59 Legislatura. 

   Los costeños tenemos que celebrar que en el adocenado mundo de los políticos chicharroneros surjan figuras como las de estos dos ciudadanos que vienen del mundo de las letras y no del mundo de las tribus o mafias políticas.  Desde Ignacio Manuel Altamirano y Vicente Riva Palacio los guerrerenses ganan cuando los hombres cultos se ocupan de la política.

CORREO CHUAN

   El correo chuan trae noticias esperanzadoras, dice que faltan quince días para lograr el cambio de régimen por la vía pacífica.  Será inútil la resistencia que desde el poder trata de detener este cambio y que hoy se manifiesta en la negativa de utilizar el zócalo de la ciudad de México para el cierre de campaña de Morena.  López Obrador tendrá incluso en las últimas horas de votación, el efecto bola de nieve que lo acompaña desde que comenzó la puja electoral.  Es posible que el porcentaje que obtenga rebase el 60 por ciento.  En el estado de Guerrero tiene un 75 por ciento de intención del voto, sólo debajo de Tabasco, donde tendrá más del 80 por ciento de la votación total.  Los porcentajes que trae el candidato presidencial no son aditivos; muy pocos candidatos de Morena se acercan a la enorme cifra que trae el Peje.  La sociedad guerrerense ha percibido que la elección nacional es distinta de la local; ello habla de un electorado culto, que incluso a la hora de cruzar la boleta está pensando las consecuencias de su sufragio.  Zapata 21 es una dirección de bellos recuerdos.

E-mail: correochuan@hotmail.com