Protestan padres de El Bejuco en Inifed en Acapulco por retraso en obras de escuelas

Llevan un avance del 80%, pero los trabajos fueron suspendidos hace 7 meses

 

OSSIEL PACHECO

Padres de familias, alumnos y maestros de las escuelas primaria José Martha Zúñiga, y de la Telesecundaria Eulalia Guzmán de la comunidad de El Bejuco protestaron en las oficinas del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (Inifed) en Acapulco por el retraso y dilación en la culminación de las obras de reconstrucción de ambos planteles educativos afectados por el paso de la tormenta Manuel en septiembre de 2013 que llevan siete meses detenidas.

Las obras en ambos planteles están detenidas desde agosto de 2015, cuando la empresa constructora Clase 55 contratada para su ejecución pararon los trabajos que tienen un 80 por ciento de avance en protesta por la falta de pago por parte del Inifed, cuyo coordinador de supervisión,Oscar Hernández González ese mes dio a conocer que las obras estaban detenidas porque el Fideicomiso creado por Banobras que turna el recurso para el pago de los trabajos no había sido liberado.

La mañana del pasado jueves 10 de marzo pasado unos 60 manifestantes de la comunidad de El Bejuco salieron a las 8:15 horas de ese día en tres unidades de transporte público que rentaron para ir a protestar y tomar las oficinas del Inifed en Acapulco ubicadas atrás del centro comercial La Isla a donde llegaron para exigir con pancartas y consignas la inmediata culminación de las obras en los citados planteles educativos que son parte de la reconstrucción de los daños provocados por los meteoros Manuel e Ingrid.

La protesta en el Inifed comenzó a las 9:30 de la mañana estuvo encabezada por los directores de ambos planteles, Sinuhé Salinas Muñoz, de la primaria José Martha Zúñiga; y Albino Velela Millán, de la telesecundaria Eulalia Guzmán. Al llegar al lugar, los padres, alumnos y maestros encontraron las puertas cerradas de las oficinas del organismo, lo que irritó más a los inconformes que gritaron consignas en contra de los funcionarios federales, en particular contra el director de la dependencia Limón.

El enojo de los padres estriba en que los alumnos de la primaria José Martha Zúñiga llevan dos años y medio tomando clases extramuros en la cancha de basquetbol techada, donde tras la contingencia se habilitaron aulas provisionales con toldos, mesas y butacas, pero el pasado 12 de febrero la empresa comercializadora y distribuidora “Lo nuestro”, SA de CV los retiró bajo el argumento de que el Inifed les adeudaba 10 meses de la renta del mobiliario escolar.

Tal y como consta en un oficio que la empresa dirige al coordinador técnico del Inifed, Enrique Zarco Flores solicitando el pago del adeudo por diez meses por la renta del mobiliario –toldos, mesas y butacas- que ocupaban los 86 menores que toman clases en la primaria de esa comunidad, y que asciende a poco más de cien mil pesos; el organismo dejó de pagar la renta desde marzo de 2015. Los maestros para retomar las clases decidieron utilizar el mobiliario escolar que dejó dañado la tormenta Manuel, pero carecen de las condiciones adecuadas para la impartición de clases.

Unos 60 padres de familia, alumnos y maestros, molestos, suspendieron clases este jueves 10 de marzo pasado y decidieron manifestarse en las instalaciones del Inifed en Acapulco, donde fueron atendidos después del medio día por una comisión que encabezó el representante del organismo en Guerrero, Ignacio Marín, quien tras la presión ejercida entregó a los padres una parte del expediente técnicos de las obras de reconstrucción tanto de la primaria como de la telesecundaria.

De acuerdo al documento que Marín entregó a los inconformes se pudo conocer que están presupuestados para la reconstrucción de la primaria 7.5 millones de pesos, de los cuáles, la constructora Clase 55 apenas lleva ejercidos 3.1 millones, faltando por comprobar el ejercicio de 4.1 millones, mientras que para la telesecundaria, están previsto la aplicación de 4.5 millones, sin que se precisara el monto que llevan ejercido al momento. Sin embargo, a la fecha el Inifed no ha liberado el recurso para pagar las obras a la empresa.

Esteban Radilla López, tesorero del comité de padres de familia, precisó que tras la amenaza de entrar por la fuerza y de romper los cristales de las oficinas del Inifed les hicieron entrega del 30 por ciento del expediente técnico que incluye los planos de la construcción, y están en proceso de análisis; por igual, acordaron con Marín la aportación del transformador para el suministro de energía eléctrica de ambos planteles que no está establecido en el expediente técnico. Un día después, el viernes 11, personal del gobierno del estado llegó al plantel para ver lo relacionado a este punto.

Radilla informó que el representante de la SEP en Guerrero, Sergio se comprometió a gestionar los recursos que faltan para la culminación de ambos planteles de El Bejuco, y ratificó que en tanto no sea entregada la obra en un cien por ciento no se firmará de recibido, tal como acordaron nuevamente los padres este martes 15 de marzo toda vez que falta el embardado del plantel, y las mamparas de los baños.

Criticó el alto presupuesto destinado para las obras escolares cuando se trata de material importado; “se trata de aulas armadas, no como las escuelas anteriores construidas de mejor calidad”, citó. Sin embargo, precisó que van a analizar el expediente a efecto de ver si el recurso aplicado corresponde a la edificación de las escuelas.

En tanto, se resuelven los trámites burocráticos, 86 alumnos y maestros de la primaria José Martha Zúñiga toman e imparten clases extramuros en la cancha techada de la comunidad, incluso uno de los grupos bajo la sombra de un árbol, y 40 alumnos de la telesecundaria Eulalia Guzmán siguen ocupado el viejo edificio devastado por la inundación. Esto así durante 2 años y medio que llevan las obras que no se pueden concluir.

Advirtió que si no hay solución para la inmediata conclusión de las obras se movilizará la comunidad entera para exigir la entrega de los planteles educativos terminados en un cien por ciento regresando de las vacaciones de Semana Santa. “Habrá un movimiento serio y fuerte”, previó.