Espi 2016 marcados por las protestas y el lucro

•Jugadores y entrenadores se quejaron por mal estado de campos de fútbol

• El Comité Organizador rechazó la propuesta de nombrar a los municipales Ing. Oniver Guinto Palacios, pionero e impulsor de los juegos decembrinos • No hubo servicio médico en las distintas sedes   

 

OSSIEL PACHECO

Un alud de protestas se suscitaron durante el desarrollo de los municipales Espinalillo 2016, incluso en las finales del fútbol, que llevó a la suspensión del partido final en la categoría de veteranos entre Aguas Blancas y Lomas; la polémica descalificación del equipo de basquetbol de Luces en el Mar protestado por San Nicolás, y la eliminación del equipo de futbol de Espinalillo, por incluir un jugador inelegible.

A manera de sorna, estos juegos han sido bautizados, como los municipales de las protestas, pero además fueron de lucro, con cobros excesivos por ingresar en vehículo a los estacionamientos habilitados en distintas sedes a 10 pesos; 5 pesos por entrar a los sanitarios; la renta de sillas para los espectadores a 10 pesos, como expresaron en redes sociales, y la venta de cerveza, como ha sido recurrente en los últimos juegos municipales de Coyuca, Aguas Blancas, Bajos del Ejido, El Conchero y Ejido Viejo.

Asimismo, la asociación Amigos Coyuquenses lamentó que el comité de Espinalillo 2016 rechazara la solicitud formulada para que estos juegos llevaran el nombre del Ingeniero Oniver Guinto Palacios, en honor al fallecido personaje que en su juventud fue pionero e impulsor de los primeros juegos municipales en Coyuca de Benítez; la solicitud se hizo primero ante Clubes Unidos de Coyuca (CUC) y fue aceptada por el presidente del organismo, Leobardo Sánchez, quien dio su anuencia, pero después fue desechada por los organizadores. Guinto falleció el pasado 20 de agosto pasado, y se buscaba brindarle un reconocimiento.

Los juegos no estuvieron exentos de incidentes. La tarde del viernes 30 de diciembre, habitantes y jugadores del equipo de veteranos de Cahuatitan protestaron e invadieron el campo de futbol del polideportivo para impedir se jugara el partido final en esa categoría entre Lomas y Aguas Blancas, cuyo título quedó acéfalo.

¡Fuera Lomas!, gritaban desde el graderío los vecinos de Cahua inconformes con la determinación de la comisión de honor y justicia de otorgar el triunfo a Las Lomas, que un día antes había perdido la semifinal 2-0 ante Cahua, pero resultado de la impugnación elaborada por los lomeños que cuestionaron la pertenencia y la edad de los jugadores Miguel Ángel Castro Roano y Efraín Patiño Radilla. La protesta procedió y la comisión anuló el triunfo de Cahua.

El capitán del equipo de Aguas Blancas, Cruz Hernández Justo fue por los jugadores de Cahua y los metió al terreno de juego, donde ambos equipos se tomaron la fotografía. La final no se jugó, y se desconoce si habrá sanciones. Roberto Carlos Salas, portero del equipo de Cahua, expresó su inconformidad porque el fallo se dio 15 minutos antes de iniciar el partido final que se jugaría ante Aguas Blancas, pero además quedó resuelta por un solo miembro de la comisión de honor, integrada por seis delegados de diferentes comunidades.

Consideró antideportivo que la delegación lomeña accediera por la vía de la protesta a dos finales en las categorías juvenil varonil en basquetbol y en la de veteranos de futbol; y a dos semifinales: en varonil de voleibol y en basquetbol femenil de basquetbol.

Otro de los casos más significativos fue la descalificación del equipo de primera fuerza de Luces en el Mar, quienes abandonaron la cancha en pleno partido con San Nicolás, tras ser notificados que eran eliminados por incluir a un jugador inelegible; por intervención del presidente de Ademeba, Víctor Hugo Catalán Díaz los jugadores regresaron a la cancha a culminar el partido de la segunda fase clasificatoria a semifinales que a la postre ganó Luces, que estrenaba su participación en la primera fuerza.

Sin embargo, el equipo perdió en el dictamen de la comisión disciplinaria impulsado por el entrenador del equipo de San Nicolás, Víctor Jiménez, Zendeke, según denunciaron los propios jugadores de Luces en el Mar. Yoshi Ozuna Navarrete, jugador del equipo defenestrado, señaló que la protesta en contra de su equipo venía desde el juego contra de Lomas que ganaron por 12 puntos, pero culpó a Zendeke de meter cizaña para evitar que el jugador Roberto Nájera jugara.

“Ya estábamos en la semifinal, solo íbamos a jugar con La Barra para ver quien pasaba en primero o segunda posición, pero nos dieron por perdidos los partidos de Lomas y San Nicolás por la intervención del Zendeke”, indicó.

Por su parte, el deportista de Las Lomas, Raymundo Hernández Marín ante lo lucrativo que se han vuelto los municipales, consideró que CUC y sus delegados deben intervenir y discutir el tema porque el origen de los juegos es la convivencia, “no la mercadotecnia y el negocio”; criticó que las ventas dentro de las instalaciones están fuera del contexto socioeconómico, tanto, la expedición de alimentos y bebidas, y otros servicios, aunado lo caro que resulta para los jugadores el pago de los arbitrajes.

Jugadores de fútbol y sus directivos se quejaron de las malas condiciones de los campos utilizados en las distintas sedes de los municipales, y de la falta de atención al problema por parte del comité organizador y de CUC, como se expresó en las redes sociales donde las críticas fueron generalizadas. En tanto, no hubo servicios médicos en los distintos espacios deportivos, incluso, el jugador de primera fuerza de basquetbol de Las Lomas, Isaac de la O Cruz, sufrió una conmoción por golpe sufrido en el partido con San Nicolás y después de media hora fue trasladado en ambulancia. Estuvo en observación hospitalaria, y fue dado de alta un día después.